PESTIÑO

Dulce propio de Pascua, ¿pero de que Pascua es propio el pestiño?

Al adentrarnos en la receta del pestiño me sugiere la siempre duda del subtitulo: “Dulce propio de Pascua”…Pascua de Resurrección claro, y por ello durante la Cuaresma, Semana Santa y Pascua tenemos como propio el dulce extraordinario y sabrosísimo que recuerda a antiguo del pestiño. Además este dulce casero y de convento también lo degustamos en Navidad…y ahora me acuerdo de mis padres, abuelos y mayores cuando en esas fechas se saludan y se felicitan con aquella cristiana y profunda expresión: Felices Pascuas!!!

¿Pero porque Pascuas en Navidad?

Pues la solución la encontré al escuchar este magnífico Villancico del autor Antonio Gallardo Molina: De tu carita divina, que animo a que lo escuchen mientras degustan un pestiño en tiempos de adviento, o porque no en cualquier momento del año.

De tu carita divina
Envidia tiene la fuente de color
de su carita divina,
de su carita divina.
Y yo estoy viendo en la frente de mi Dios
una corona de espina.
Que dolor; que dolor
una corona de espinas.
Pastores de la laguna,
ponerse tos a llorar
que el niño que está en la cuna
en una cruz morirá,
que el niño que está en la cuna
en una cruz morirá.
Envidia tiene la fuente de color
de su carita divina,
de su carita divina.
Y yo estoy viendo en la frente de mi Dios
una corona de espina.
Que dolor; que dolor
una corona de espinas.
La noche de nochebuena,
ponerse tos a cantar
que esa carita morena,
sonrie por no llorar.
Que esa carita morena,
sonrie por no llorar.
Envidia tiene la fuente de color
de su carita divina,
de su carita divina.
Y yo estoy viendo en la frente de mi Dios
una corona de espina.
Que dolor; que dolor
una corona de espinas

En este villancico se responde el Felices Pascua para el tiempo Navideño: El niño que está en la cuna y en una cruz morirá!; el niño que con su pañal blanco y semidesnudo morirá en una cruz con el sudario únicamente que le recubrirá. Así es: En el mismo nacimiento de Jesús se contiene el misterio de su Pascua: Muerte y Resurrección. El triunfo sobre la muerte, la Pascua, como corazón de nuestra fe cristiana es lo que da sentido a nuestra vida, por eso es en la propia Navidad cuando comienza la Pascua. Y es que el nacimiento en Belén es ya anuncio de la Pascua.

Esos pañales que cubren al niño Dios y que adoran los Reyes Magos es el sudario que de barroca forma Juan de Mesa tallaría para el Crucificado de la Buena Muerte de Sevilla. Ya en el mismo momento del nacimiento del Niño Dios vemos la corona de espinas tras la Pascua y sufrimiento del Señor.

Pascua de Navidad o Pascua de Resurrección, pues ya sea en una fecha o en otra el pestiño es un dulce a degustar y no quiero que este post sea realmente un pestiño sino me adentro en la receta propia del dulce protagonista:

Los ingredientes que proponemos son:

– Un vaso de aceite
– Un vaso de vino blanco. No te animes todavía a tomarte una copa de vino blanco, ya que al que nos referimos es más bien vino de mesa blanco y no un Rueda o un generoso vino de Jerez.
– Harina la que admita, unos ¾. La expresión que indica que lo admita no hay mejor forma de saber lo que significa que con la experiencia en los fogones, así que animaté a pestiñear una y otra vez y ya entenderás que harina debe admitir esta receta.
– Un vaso de zumo de naranja
– Ajonjoli
– Clavo
– Canela
– Miel
– Matalauva, que podría escribirse matalahúga, pero sin duda es más expresiva y propio el termino matalauva.
– Sal
– Cascara de limón

El aceite se fríe con la matalauva y la cáscara del limón o de la naranja. Se une todo y se echa en un cuenco grande. Se tira la cascara y matalauva. Cuando temple se le añade el vino, cuatro granos de sal y se baten hasta que blanquee y se le añade las especias tostadas y majadas. Se añade el zumo y la harina que admita Se hacen los pestiños finitos, se fríen y se pasan por una sarten con miel y un poco de agua hirviendo.
Miel un poco de agua y azúcar así se hace un poco de almibar y se pone más tierno. Lo del zumo de naranja es optativo.
Viene al hilo la definición de la Real Academia de la Lengua, ya que siempre me gustó su segunda acepción de: “Este discurso del político está siendo un pestiño”; y es que como bien se indica es persona pesada.

pestiño.

Del lat. pistus ‘majado, batido’.

1. m. Fruta de sartén, hecha con porciones pequeñas de masa de harina y huevos batidos, que después de fritas en aceite se bañan con miel.

2. m. coloq. Persona o cosa pesada, latosa o aburrida. Esta novela es un pestiño.

Así que gracias al pestiño pude comprender la preciosa acepción de Felices Pascuas, que si estás leyendo dicho entrada en fechas navideñas aprovecho para felicitarte; y además en ningún caso este artículo ha sido ningún pestiño, je!

En otro artículo comentaremos los morunos dulces que tenemos en nuestra tierra ya que para remontarnos al origen del pestiño tendríamos que retroceder hasta la Edad Media, aunque no se encuentran escritos con referencias a esta receta anteriores al siglo XVI. Su tremendo parecido con dulces de la cocina marroquí hace pensar que su consumo comenzó en la época andalusí, la España musulmana, así como muchos otros.

Felices Pascuas…y disfruten de los pestiños!