EL NIÑO JESÚS DE SANTANA

Imagen del Niño Jesús, para la Real Parroquia de la Señora Santa Ana de Triana (Sevilla), que durante Navidad puede ser contemplado en el Misterio navideño instalado en el Presbiterio de la citada Iglesia. Dicho Misterio está compuesto por una figura del Señor San José, escultura de talla completa del s. XVIII, por la Divina Pastora de Triana, imagen esculpida por Gabriel de Astorga en el s. XIX y por el Niño Jesus que aquí os muestro. La Imagen del Niño tiene una altura de 50 cm y ha sido realizado en madera de cedro real y policromado mediante veladuras al óleo para conseguir una policromía nacarada y sonrosada muy del gusto de las Imágenes barrocas.

NIÑO JESUS DE LA ESPINA

Se trata de un Niño de Pasión, más concretamente de un Niño Jesús de la Espina, temática que tuvo una gran expansión a partir del barroco tanto en la Península Ibérica como en Sudamérica. Técnicamente la imagen que aquí nos ocupa está modelada en terracota y policromada con diversas veladuras de óleo, también porta ojos y lágrimas de cristal y pestañas.

En cuanto a su iconografía, se representa con un gesto facial atribulado y doliente debido a la herida que sangra por el dedo anular de su mano derecha, herida que ha causado la espina que sostiene con la mano izquierda. Dicha representación está concebida como una premonición de la futura Pasión de Cristo.

 

NIÑO JESUS DE LA PASTORAL

Se trata de un Niño Jesús para estar físicamente a disposición de todos los enfermos (de cualquier índole y en las circunstancias más adversas) que necesitaran de su presencia; de ahí que se optara por la figura del Niño Dios.
Dicha imagen con un tamaño de unos 50 cm, ha sido tallada en madera de cedro y policromado mediante la técnica de colores sobrepuestos o veladuras. También porta ojos de cristal, a la par que pestañas elaboradas con pelo natural. Todo ello, enfocado a conseguir la unción sagrada y una «naturalidad» que llame a la oración de las personas que tengan la oportunidad de contemplar la imagen.