Arte Gótico en la Catedral de Sevilla

Finalizado el triduo de Carnaval en la Catedral de Sevilla donde los Seises bailan en honor al Santísimo Sacramento bajo el dulce canto de la Escolanía y maestría de Don Herminio el Canónigo Maestro de Capilla emocionada una mujer exclamaba: Que maravilla y preciosidad de Catedral, que me gusta el Arte Gótico y que gótica es!.

Ante tal afirmación desde Sacro Gourmet afirmamos que (aunque ya no están de moda y forman parte del pasado) Las hijas de Zapatero son más góticas que la Catedral de Sevilla

Y por dos aspectos muy relevantes e importantes: Por el origen del concepto gótico y por la característica principal del arte gótico en la disciplina de la arquitectura.

Catedral de Sevilla

Etimología:

El refinado hombre del renacimiento llamaba oscuro y tenebroso el periodo del Medievo y lo comparaba despectivamente de esta forma con el glorioso periodo de la Antigüedad Clásica. Entre otros el gran historiador Giorgi Vasari que llamaba “oscuro” a este periodo del Medievo que según estos historiadores el arte de la Edad Media era sinónimo de decadencia sombría y por tanto el concepto estaba lleno de connotaciones peyorativas. Hasta tal punto era el desprecio que el exacto origen etimológico de gótico procede de los godos, ese pueblo germano que provocará el hundimiento del Imperio Romano y todo lo que llevaba aparejado el mundo romano como el gusto por las artes, las letras, las armas y la vida placentera.

Así que el término gótico desde el punto de vista etimológico es despectivo y ofensivo y a la Catedral de Sevilla no se le desprecia con adjetivos peyorativos y negativos. Dichos adjetivos se planteaban siempre en comparación con el arte de la antigüedad clásica. Fagamos un templo tal e tan grande, que los que la vieren acabada, nos tengan por locos, esto es lo que dijo con total acierto uno de los canónigos en aquel verano de 1401 cuando se decide derribar el ya viejo y decaído edificio almohade para hacer un edificio a la cristianas maneras, y que locura y que bendita locura de belleza, armonía y grandiosidad la Catedral de Sevilla. Por el contrario las hijas de Zapatero en su recepción con el Presidente del país más importante del mundo se visten de góticas y que mejor adjetivo que gótica, tenebrosa, oscura, triste, e incluso mal educada y de malas formas para su encuentro con Obama. Dicha foto corría por las redes sociales como la velocidad del rayo y el asombro y más bien la vergüenza del español correcto y de bien era más que notoria.

No hay duda pues que desde el punto de vista etimológico las niñas de Zapatero son góticas, muy góticas. Y la Catedral de Sevilla enamora y asusta por su grandiosa belleza. Sus 5 naves, 25 capillas, La Cieguecita que nos mira con cariño, el clasicismo del Cristo de Los Cálices maravilla de la imaginería del siglo XVII, el inmarcesible retablo mayor, las puertas, los pináculos, la sacristía ovalada, San Fernando, la Giralda y su Giraldillo, tus poemas y tus miradas…cuanto encierra la Catedral de Sevilla que nos abrasa de estética y belleza y que por asomo etimológicamente te llamaría…gótica.

Arte-Gotico

Arte gótico: Característica principal: La Luz

En la Edad Media Dios es luz y dicha afirmación estaba fundamentada por los evangelistas por un lado, como por ejemplo San Juan Yo soy la luz y he venido al mundo, para que quien cree en mí no permanezca en las tinieblas… y por otro en el pensamiento neoplatónico que pasaría luego a la Escolástica, ese pensamiento de Plotino, y de Proclo que luego elaborará Dionisio El Areopagita. De estos se nutre el Abad Suger que ya en el siglo XII en San Denis toma como punto de partida de la arquitectura gótica por contener la principal características de la luz como camino para llegar a Dios, se empapó de la doctrina neoplatónica metafísica de la luz. Del mismo Dionisio recoge el Abad Suger que a la contemplación de lo inmaterial hay que llegar por medio de las imágenes materiales y el alma es incapaz de alcanzar la verdad sin ayuda de las representaciones visuales, y que el alma debe ser llevada por medio de la luz perceptible hacia la luz verdadera, que es Dios. Las concepciones estéticas que impone el Abad Suger no sólo dan el pistoletazo de salida de la arquitectura gótica sino que la manifestación del simbolismo de la luz en el arte medieval supone el punto fundamental para entender este arte.

La base de la luz de la arquitectura gótica no sólo parte del autorizado Panofsky sino que otros prestigiosos historiadores como Otto Von Simson aportan haber explicado la luz como principio constructivo de una catedral gótica o Georges Duby que impulsa la interpretación simbólica de la luz como principio organizador de la catedral.

Por ello la luz es la característica fundamental de la arquitectura gótica, y ello se motiva el uso de los arcos apuntados, la elevación de los vanos y su apertura que dejan que entre la luz en los espacios, la aparición de la bóveda de ojivas cuyos nervios apoyan en haces de columnillas que se prolongan hasta el suelo. Esta aparición de grandes vanos en las catedrales góticas europeas impresionan al feligrés que entre en Saint Chapel en Paris, o en el gotico perpendicular ingles como puede ser la librería de Cambrigde, y así muchos ejemplos europeos. Si bien que ocurre en España en ciertos casos; pues que desde que la Catedral de Toledo, y le siguió Burgos, y luego Sevilla, ubica el coro en el centro de la nave central por lo que la percepción del espacio gótico cambia radicalmente y se interrumpe al visión  de conjunto de espacio interior y  se pierde la direccionalidad de la nave gótica central hacía el altar. El espacio de ingravidez, el simbolismo y espacio transfigurado por la luz se pierde en grandísima parte en la Catedral de Sevilla por la ubicación del coro en la parte central por lo que se podría confirmar que la característica fundamental de la arquitectura gótica está muy deslucida. Además se acompaña a que las vidrieras que hacen del espacio transformador de almas y del espacio diáfano en el caso de la Catedral de Sevilla son de menor tamaño en proporción a la grandiosidad de altura y anchura que posee.

Arte Gótico

Pero bueno tampoco es pa poner asín…y la Catedral de Sevilla es gótica y una gran maravilla como así exclamaba la mujer que veía el baile de los Seises y a las niñas de Zapatero mejor olvidarlas!